Cómo arreglar una planta de jade con patas (Crassula Ovata)

Las plantas de jade ( Crassula ovata ) se cultivan comúnmente como plantas de interior no sólo porque son suculentas fáciles de cultivar, sino que también se ven como un emblema de buena suerte o prosperidad. Uno de los desafíos es evitar que se extiendan entre las hojas. Este artículo va a mostrarles cómo arreglar una planta de jade con patas, y evitar que se estire en primer lugar.

¿Cómo arreglar una planta de jade con patas? Arregla tu planta de jade con patas podando selectivamente los tallos estirados para fomentar el nuevo crecimiento, o pellizca las puntas de crecimiento de los tallos. Prevenga el crecimiento de las patas proporcionando más luz solar o complementando su crecimiento con una luz de crecimiento. Asegúrese de que está cumpliendo con las necesidades generales de cuidado de su planta para promover un crecimiento fuerte y compacto.

Para arreglar una planta de jade con patas o evitar que ocurra, es importante que entiendas las razones por las que tu planta se ha estirado.

¿Por qué una planta de jade se convierte en Leggy?

Típicamente, las plantas de jade se vuelven legañas por la falta de luz solar, activando la defensa natural de la planta para «alcanzar» hacia el sol. La falta de luz hace que los nodos entre las hojas se estiren o alarguen más de lo normal. En lugar de una planta compacta y de aspecto completo, su planta se ve flaca y poco saludable. Puede ir acompañada de un adelgazamiento del tallo y un aclaramiento general del color verde de la planta.

Esto se debe principalmente a un fenómeno conocido como etiolación, resultante de la falta de luz solar.

La etiolación es un proceso que evolucionó a partir de plantas que crecían con una falta de luz parcial o completa. Las puntas de crecimiento son fuertemente atraídas por la luz, y como mecanismo de defensa para la supervivencia (la luz es necesaria para la fotosíntesis después de todo), las fitohormonas alargarán los tallos de las plantas en un intento de llegar a la fuente de luz.

En los casos en que las plantas crecen bajo la hojarasca o bajo el dosel de sombra de otras plantas, este crecimiento rápido y con patas puede ser la diferencia entre la supervivencia y la perdición.

En las plantas de interior, la situación no suele ser tan grave, pero la estética resultante de una planta de jade con patas no es tan deseable como una planta compacta y tupida, por lo que es importante prevenir y/o arreglar la leggitud.

Cómo tratar una planta de jade con patas

Una vez que el jade empieza a tener piernas, es posible tratarlo, creando una planta completa y más tupida. Sin embargo, este no es un proceso rápido debido a la naturaleza de lento crecimiento de las suculentas.

Dale más luz solar

Esto parece una solución simple y es lo primero que deberías intentar hacer.

Puede que también te guste: ¿Por qué se está cayendo mi lirio de la paz? (Y cómo arreglarlo)

Vigila tu ventana durante el día para determinar cuánta luz recibe tu planta y si la ventana está a la sombra durante parte del día.

Muchas personas sobreestiman la cantidad de luz solar que recibe un lugar determinado. Una vez que tengas una buena idea de qué ventana tiene más luz, mueve tu planta de jade a ella.

Acércalo al cristal de la ventana sin tocar el vidrio. La distancia desde la ventana tiene un impacto dramático en la cantidad de luz que llega a su planta de jade. Incluso mover una planta de 2 a 3 pies de distancia de una ventana reduce la intensidad de la luz a la mitad, en comparación con estar justo en un alféizar.

He escrito otro artículo sobre la intensidad de la luz interior y el impacto que tiene en el cuidado de las plantas de interior.

Asegúrate de que tus ventanas estén limpias, para que entre la mayor cantidad de luz posible por la ventana.

Proporcionar luz suplementaria con una luz de crecimiento

Si vives en una casa o apartamento que no recibe una buena exposición a la luz, o durante los meses de invierno, puede ser necesario complementar tus plantas con una luz de crecimiento. Las luces de cultivo están disponibles en una gama de tamaños y precios que se ajustan a su espacio y presupuesto.

Las luces de cultivo LED o fluorescentes son ideales para proporcionar luz extra a tus plantas de interior más exigentes.

Reducir La Temperatura Alrededor De La Planta

Cuando se cultiva al aire libre, un descenso de la temperatura se corresponde con un acortamiento de la duración del día, es decir, una disminución de la cantidad de luz que recibe la planta. Como prevención natural contra la etiolación, las plantas permanecen inactivas durante los meses más frescos, cuando la exposición al sol es menor.

Bajar la temperatura, o mover la planta de jade a una habitación con temperaturas más frías – pero manteniendo las condiciones de alta luz – disminuirá el crecimiento para crear nodos más cortos entre las hojas.

Pellizca la punta de crecimiento de los tallos. Cuando el meristemo, un grupo de células responsables del crecimiento, es pellizcado en la parte superior, se activan las hormonas que inician los puntos de crecimiento laterales en el tallo.

En lugar de seguir creciendo hacia arriba desesperadamente buscando luz, los grupos de células en los tallos comenzarán a crecer hacia afuera, creando más ramas laterales para dar lugar a una planta más arbustiva.

Pode la parte superior de los tallos con patas quitando el tallo hasta justo por encima de lo que se conoce como una cicatriz de la hoja. Esta es un área donde hay anillos marrones alrededor del tallo. Esto también fomentará un crecimiento más completo y arbustivo iniciando las hormonas que causarán la ramificación lateral. También puedes tomar la parte superior que has quitado y propagarla para crear una nueva planta.

Cómo evitar que su planta de jade se estire

Cuidar bien la planta de jade en general es lo mejor que se puede hacer para prevenir la leggadez. Cuando se satisfagan sus necesidades básicas, la planta crecerá fuerte y saludable, previniendo naturalmente la leggadez. Aquí hay algunos consejos que te ayudarán a asegurar que tu planta de jade crezca con fuerza.

Puede que también te guste: ¿Por qué mi planta de Aloe Vera se está volviendo marrón? (9 soluciones fáciles)

Luz solar

Las plantas de jade necesitan una tremenda cantidad de sol para mantenerlas creciendo bien sin tener piernas. Como mínimo, prefieren de 4 a 6 horas de luz solar diaria; la luz indirecta, aunque brillante, es mejor, ya que demasiada luz directa puede causar quemaduras de sol en las hojas.

Ponga su planta de jade en una ventana orientada al sur si es posible y su planta crecerá llena y tupida. Si no tienes una ventana orientada al sur, una ventana con exposición al oeste es la segunda mejor opción.

Temperatura

Las plantas de jade prosperan en condiciones normales de interior, con temperaturas que oscilan entre los 65 y 75℉ durante el día y los 50 y 55℉ por la noche. Las plantas de jade dejarán de crecer si las temperaturas superan las de 90℉, y pueden sobrevivir casi hasta la congelación si el suelo está seco.

Las temperaturas más frías generalmente alentarán un crecimiento más lento y compacto, y junto con altos niveles de luz, producirán una planta realmente compacta y tupida.

Riego

Las plantas de jade prefieren tener su suelo en la parte seca, y uno de los problemas comunes que ven los propietarios es la putrefacción en la base de los tallos debido al exceso de riego.

Una planta de jade crónicamente regada crecerá débilmente, con tallos delgados y delgados y follaje amarillo. El riego excesivo con el tiempo hará que la planta de jade parezca de piernas largas debido a su mala salud.

Sólo riegue las plantas de jade cuando el medio de cultivo esté completamente seco, especialmente durante el otoño y el invierno cuando las plantas están en reposo; luego riegue minuciosamente hasta que el agua drene libremente por los agujeros del fondo del recipiente.

Para evitar que las raíces de sus plantas de jade estén demasiado húmedas, opte por un medio de cultivo diseñado para suculentas y cultívelas en recipientes de arcilla. Las mezclas para macetas de suculentas suelen contener una mayor cantidad de arena para que el agua drene más rápido. Los contenedores de arcilla son más porosos que las macetas de plástico y permiten un mejor movimiento de aire a través de la zona de las raíces.

Lea más sobre cómo dominar el arte de regar las plantas de interior en este artículo.

Fertilizante

Las plantas de jade se beneficiarán de una dosis de fertilizante de vez en cuando si están creciendo activamente. Tienen bajos requerimientos de fertilizantes, pero una deficiencia prolongada conducirá a un crecimiento débil y a que su planta de jade desarrolle una apariencia de piernas.

Durante su temporada de crecimiento activo, sigan las instrucciones de la etiqueta de un suculento fertilizante específico. Saltee el fertilizante durante el otoño y el invierno.

Poda

Usando un par de tijeras limpias y afiladas o tijeras de podar de bonsái, periódicamente quita los nuevos crecimientos. Quitar las puntas de los tallos animará a la planta a crecer más gruesa y tupida en lugar de más alta.

Puede que también te guste:Click And Grow vs Aerogarden – Comparación de Smart Garden
Lo bueno de las plantas de jade es que aunque no tengas las condiciones de luz perfectas, puedes compensarlas con una poda regular. Su planta de jade mantendrá el crecimiento arbustivo, evitando que se vuelva patosa.

Manejo de plagas

Típicamente, las plantas de jade tienen pocos problemas con las plagas, a menos que estén en un ambiente húmedo o el suelo se mantenga demasiado húmedo. Una planta de jade afectada por una plaga carecerá del vigor para producir un crecimiento robusto y comenzará a parecer una planta flaca con el tiempo.

Cuando se cultivan en interiores y se riegan en exceso, las plantas de jade pueden ver infestaciones de escamas, moscas blancas y cochinillas. Revise rutinariamente sus plantas en busca de insectos.

Si encuentra alguna plaga inmediatamente retírela manualmente para evitar más daños o tratar la planta. El aceite de neem, un pesticida orgánico es efectivo para tratar insectos de cuerpo blando. Lee más sobre cómo deshacerte de las plagas de las plantas de interior de forma natural en este artículo.

Reimplantación

Cada dos años es bueno replantar la planta de jade en un recipiente un poco más grande y refrescar la tierra de la maceta. Esto evita que las raíces se estrechen demasiado en un espacio pequeño, o que se atasquen en las raíces. Cada vez que replante la planta, retire suavemente tanto medio de cultivo del sistema de raíces como pueda. Mueva la planta de jade a un contenedor de aproximadamente 2 pulgadas de diámetro más grande que el anterior.

Evitar que su planta de jade se vuelva patosa no es muy difícil y es mucho más fácil que tener que arreglar una planta de jade que se ha vuelto muy patosa con el tiempo. Sólo recuerda proporcionar mucha luz, poda regularmente y asegúrate de regar correctamente.

Deja un comentario