Cómo identificar, arreglar y prevenir la putrefacción de la raíz

La podredumbre de la raíz es una de las enfermedades más dañinas que pueden sufrir nuestras plantas de interior, y una de las más comunes. Una infección puede destruir una planta literalmente desde el suelo. Se propaga rápidamente, y sin una acción rápida es demasiado tarde.

La prevención es la mejor política, pero la enfermedad se puede detener si se detecta a tiempo. En este artículo, explicaremos qué es la podredumbre de la raíz y cómo ocurre, cómo diagnosticarla y tratarla… y, lo más importante, cómo prevenirla.

¿Qué es la podredumbre de la raíz?

La podredumbre de la raíz ocurre cuando las raíces de la planta sucumben a los patógenos de la descomposición. La enfermedad convierte las raíces afectadas en una papilla marrón o negra que no puede transportar nutrientes al resto de la planta. Su progresión es fatal.

La podredumbre de la raíz puede extenderse rápidamente al resto de la planta. La enfermedad puede ser causada por muchos virus, bacterias, hongos y oomicetos (mohos de agua) diferentes. Algunos de los más comunes son Fusarium, Pythium, Phytophthora y Rhizoctonia, pero no importa en lo que respecta al tratamiento básico.

La vida en contenedores hace que una planta sea especialmente vulnerable, pero estos patógenos no están molestando a las plantas domésticas: causan enormes daños económicos a los cultivos en todo el mundo. El entorno artificial de un contenedor puede promover la infección, por lo que hay que tener cuidado para asegurarse de que sus bebés verdes no son blancos fáciles.

¿Qué causa la podredumbre de la raíz?

Los patógenos que se pudren en la raíz prosperan en la humedad, por lo que las condiciones de empapado suelen hacer rodar la pelota. Aquí hay importantes contribuyentes a la infección:

Sobreactuación

Este es el grande: Darle a una planta más agua de la que puede manejar es el clásico montaje para la podredumbre. El exceso de agua sofoca las raíces y reduce el nivel de oxígeno del suelo, lo que establece la mesa para los patógenos oportunistas.

Suelo mal drenado

Los suelos pesados contienen agua. Esta tendencia a permanecer anegados (y secos hasta una dureza similar al cemento) es la razón por la que se recomienda específicamente un suelo con buen drenaje para la mayoría de las plantas: las raíces perpetuamente húmedas están preparadas para la podredumbre de las raíces.

Drenaje inadecuado

Los contenedores de plantas de interior deben tener agujeros de drenaje para dejar escapar el exceso de agua. Colocar piedras en el fondo no funciona: sólo conserva una capa de agua estancada debajo de las raíces.

Macetas de gran tamaño

Puedes estar tentado de darle a tu planta un espacio de crecimiento extra (y ahorrarte algún esfuerzo de replantación en el futuro), pero esto no suele ser una buena idea. El exceso de suelo puede crear problemas, ya que el espacio vacío puede convertirse en una zona muerta anegada.

Contenedores no porosos

Las vasijas de arcilla pueden ser engorrosas pero tienen una gran ventaja: son permeables. El agua puede evaporarse a través de sus paredes para dejar que el suelo respire. Las macetas no porosas como los contenedores de plástico o vidriados atrapan la humedad y promueven condiciones de empapado.

También te puede gustar: ¿Qué es la hidroponía del sistema de mechas?

Fallo al vaciar las caches

Un platillo o una maceta de caché colocada debajo del recipiente de una planta de interior puede proteger la superficie subyacente del drenaje de agua, pero también puede dejar la tierra empapada si permanece en contacto con la escorrentía.

Pro Tip: Una práctica de seguridad útil es colocar la olla sobre guijarros que la eleven por encima de la línea de agua. Esto ayuda a aumentar la humedad local, también.

Temperaturas frías

El riego regular puede ser demasiado si las temperaturas bajan. Esto puede no ser un problema en el clima controlado de su casa, pero recuerde que tanto el consumo de agua como la evaporación son mayores en climas más cálidos.

Pobre flujo de aire

La circulación del aire también aumenta las tasas de evaporación: el aire estancado puede llevar a un suelo empapado. Este problema puede ser causado por la agrupación de plantas para aumentar la humedad local, porque el amontonamiento también puede conducir a una mala ventilación y a un suelo que permanece húmedo durante demasiado tiempo.

Plantando demasiado profundo

En muchas especies, enterrar el tallo invita a la decadencia. Esto no es cierto para todas las plantas – algunas echarán raíces a lo largo de un tallo enterrado – pero debería comprobar las especificaciones de su planta de interior antes de bajar su profundidad de plantación.

Regando fuera de temporada

Muchas plantas tienen períodos estacionales en los que su crecimiento se ralentiza o entran en estado de latencia. Requieren menos agua durante esos períodos, por lo que continuar con el mismo programa de riego puede significar un exceso de riego involuntario.

Otros contribuyentes a la podredumbre de la raíz

La humedad proporciona un caldo de cultivo para la putrefacción de las raíces, pero hay otras formas en que las plantas pueden infectarse:

Herramientas contaminadas

Es importante desinfectar el equipo antes de reutilizarlo con otras plantas. Los patógenos se aferran a las macetas, tijeras, paletas y otras herramientas y pueden saltar fácilmente a otras plantas si no están esterilizadas.

Comprando plantas enfermas

Más de una tragedia de jardinería ha comenzado con llevar a casa una simple compra al por menor. Las primeras etapas de la podredumbre de la raíz pueden ser difíciles de detectar, pero manténgase alejado de las plantas con hojas marchitas o áreas hinchadas en los tallos. Trate de comprar sólo a comerciantes de confianza, y es una buena idea poner en cuarentena una nueva compra lejos de otras plantas hasta que esté seguro de que es saludable.

Suelo comprometido

Los patógenos viven en el suelo esperando la primavera. Las mezclas comerciales suelen ser estériles, pero evita usar la tierra de tu jardín o reciclar el medio sin esterilizarlo primero. Guarde la tierra para macetas en un recipiente hermético para evitar la contaminación.

Debilidad o estrés

La podredumbre de la raíz es en gran medida una infección oportunista. Además de invadir una planta que ha sido estresada por el exceso de agua, los patógenos pueden aprovecharse de una fertilización excesiva o insuficiente, de sequías, de daños físicos o incluso de un cambio en la luz u otros factores ambientales. Mantener una planta sana es la mejor manera de evitar problemas.

Puede que también te guste:14 Impresionantes plantas de terrarios cerrados que te encantarán

Síntomas de la putrefacción de la raíz

La detección temprana de la podredumbre de la raíz es crítica para la recuperación; desafortunadamente, las primeras etapas de la enfermedad suceden fuera de la vista.

Señales de alerta temprana de pudrición de la raíz

El lento crecimiento es una indicación general de que las raíces pueden estar luchando. Las hojas amarillas son otra advertencia temprana. Revisa el suelo si ves la decoloración de las hojas.

El suelo que permanece húmedo también podría indicar un problema abajo. Las hojas que se curvan durante el día pero parecen recuperarse durante la noche es otra señal de advertencia.

Alerta roja de podredumbre de raíz

Los tallos hinchados y blandos y las hojas marchitas son las clásicas alarmas de que la enfermedad está en marcha. Como la planta literalmente se pudre de abajo hacia arriba, las partes inferiores de la planta muestran primero los síntomas. Es posible que todo el sistema de raíces aún no se haya visto afectado, aunque, sin intervención, pronto lo estará.

Si sospecha que hay podredumbre en las raíces, retire suavemente la capa superior del suelo para examinarla y comprobar las raíces. La progresión típica es que las raíces blancas, normalmente sanas, empiezan a cojear en lugar de estar crujientes. Normalmente se vuelven amarillas antes de volverse marrones o negras. La cubierta marrón de la raíz a menudo puede ser fácilmente arrancada para revelar el tejido interno.

El olor de la descomposición es otra señal de la podredumbre de la raíz. Se hace cada vez más evidente a medida que la enfermedad progresa, una vez que se conoce el olor, puede ayudar a reconocer el problema más pronto. Las raíces sanas son inodoras o tienen un olor terroso.

El juego final

La infección de la etapa tardía convierte las raíces en papilla. Si no se detiene, toda la planta eventualmente se derrumbará. En casos avanzados, cuando se revisa el tallo puede simplemente desprenderse en la mano.

Cómo arreglar la putrefacción de la raíz

Tratar la putrefacción de las raíces sacando la planta de su maceta y lavando la tierra vieja de las raíces. Cortar todas las raíces enfermas de la planta con podadoras estériles, dejando sólo las raíces sanas. Luego replantee la planta en una maceta estéril con tierra fresca y bien drenada y evite regar en exceso.

Los detalles del tratamiento dependen de la severidad de la condición. La detección temprana permite remedios menos invasivos.

En todos los casos, la primera regla de la podredumbre de la raíz es tratarla inmediatamente. Una intervención rápida ayuda a salvar la mayor cantidad posible de la planta. Un día puede marcar la diferencia.

Mantenga la planta fuera de la luz intensa durante el tratamiento. Además, retenga los fertilizantes hasta que la planta esté sana de nuevo: las raíces están comprometidas y no entregarán los nutrientes adecuadamente.

Tratando la podredumbre leve de la raíz

Tal vez tu planta está languideciendo y notas que el suelo se mantiene húmedo… pero no hay un olor definido o tallos hinchados u otros signos seguros de putrefacción. En ese caso, es hora de dejar de regar y observar la planta de cerca.

Puede que también te guste: ¿Por qué están arrugadas las hojas de mi orquídea?

Las infecciones leves a veces pueden revertirse simplemente dejando que la tierra se seque y cambiando las prácticas de riego. Esto evita la interrupción de la replantación que puede complicar la recuperación de una planta debilitada.

Eliminar cualquier mantillo o material caído en la capa superior del suelo para permitir una mejor evaporación. La idea es privar a los patógenos en desarrollo del exceso de humedad que necesitan y dejar que las defensas naturales de la planta los rematen.

Asegúrate de que haya un buen flujo de aire sobre la maceta. Si el medio está muy húmedo, considere sacar suavemente la tierra de la planta temporalmente de la maceta. Déjenla junta en un bloque, y colóquenla en un periódico. Esto ayuda a que la tierra se seque más rápidamente y le da a las raíces oxígeno extra. Un ventilador acelerará el proceso.

Tratamiento de la podredumbre grave de la raíz

Si la podredumbre es extensa pero todavía hay raíces vivas, es hora de tomar medidas desesperadas: Necesitará replantar su planta, mientras elimina todas las raíces y follaje afectados. Tenga en cuenta que la replantación trae consigo otra ola de estrés para la planta, así que proceda lo más suavemente posible.

Aquí están los pasos:

  • Retire la planta de su maceta e inspeccione las raíces.
  • Lavar el cepellón para quitar la tierra infectada.
  • Cortar las raíces blandas o marrones con tijeras esterilizadas. (¡Esterilizar después de usarlas!)
  • Cortar las hojas marchitas o descoloridas.
  • Recorta los brotes y las flores junto con alrededor del 50% de las hojas para que las raíces restantes puedan servir adecuadamente a la planta.
  • Replantar en un suelo fresco, seco y bien drenado. Dale una luz media y reinicia cuidadosamente tu régimen de riego.
  • Reanudar cuidadosamente un programa de riego ligero.
  • Aísla la planta y mantenla bajo observación. Si la podredumbre regresa… despídase y deseche la planta de forma segura.

Recuerda: la planta necesitará menos agua porque ahora tiene menos raíces.

Pudrición muy severa de la raíz

Los casos muy severos son los más fáciles de tratar, ya que implica tirar la planta. No dejes que entre en contacto con tus otras plantas. Esterilice las macetas y otros equipos que la hayan tocado y deseche su tierra. Breve y triste.

Tratamientos avanzados de la podredumbre de la raíz

Fungicidas comerciales para tratar la podredumbre de la raíz

Los fungicidas comerciales pueden ser efectivos, pero hay advertencias.

En primer lugar, ningún producto químico trata todos los tipos de hongos. La condición podría incluso ser causada por una bacteria o un virus.

Si desea gastar el esfuerzo y el dinero – y le queda suficiente tiempo – un profesional puede identificar el patógeno específico que ataca a su planta. Algunos viveros ofrecen este servicio. Sin embargo, sin este diagnóstico, las aplicaciones antimicóticas son una inyección en la oscuridad.

Puede que también te guste: Cómo cuidar un terrario cerrado – Consejos esenciales
Los productos químicos tampoco son baratos.

Por último, los fungicidas pueden dañar a los organismos beneficiosos del suelo. Esto puede, irónicamente, hacer que sus plantas sean más susceptibles a la putrefacción.

Remedios naturales contra la podredumbre de la raíz

Si prefieres manejar el problema con métodos naturales, hay bastantes opciones para intentarlo. Muchos jardineros tienen grandes resultados con tratamientos naturales, mientras que otros dirán que son de poca utilidad.

Canela

Todo tiene una excepción: La vieja canela parece ser un fungicida natural de baja toxicidad. Puede sonar extraño, pero los jardineros experimentados juran por la canela para reducir los mosquitos del suelo, proteger las plantas de semillero… y prevenir la putrefacción de las raíces.

Esta especia de cocina común ha demostrado ser eficaz contra las infecciones por hongos en más de 40 cultivos diferentes. El nombre formal del ingrediente activo es cinnamaldehído.

Para tratar su planta de interior con problemas, espolvoree canela sobre las raíces y otras partes de la planta afectadas después de que las áreas enfermas hayan sido recortadas. No te olvides de mezclar un poco en la tierra, también.

Manzanilla

A medida que empiece a regar cuidadosamente su planta en recuperación, puede considerar añadir un poco de té de manzanilla. Algunos cultivadores reportan haber usado la solución exitosamente como un microbiano natural y un fungicida suave. Se afirma que la manzanilla actúa de manera similar a la canela, pero en forma líquida.

Peróxido de Hidrógeno

La solución comúnmente disponible de 3% de peróxido de hidrógeno es otro potencial tratamiento de la podredumbre de la raíz que añade oxígeno y ayuda a combatir la infección. El Peróxido de Hidrógeno se utiliza comúnmente para combatir la podredumbre de la raíz en montajes hidropónicos y puede ser eficaz para las plantas de interior regulares, también.

Diluya unas 1-12 cucharaditas de solución al 3% en una taza de agua y rocíe las hojas y tallos afectados. También puede gotear esta solución en el suelo.

Hay que tener en cuenta que este tratamiento también puede matar a los organismos beneficiosos, y su eficacia en el suelo es variable. Como último esfuerzo de zanja, algunos jardineros sumergen las raíces de una planta gravemente infectada en una solución diluida antes de replantar.

Cómo prevenir la putrefacción de la raíz

El mejor enfoque de la podredumbre de la raíz es la prevención, que consiste principalmente en evitar los errores. Aquí están los requisitos para evitar necesitar este artículo de nuevo:

Tierra bien drenada esterilizada

Pocas plantas aprecian el lodo pesado en sus macetas. Por suerte, la tierra pesada no es difícil de arreglar.

Puedes imaginarte el medio de la maceta como si estuviera en un espectro entre la arcilla impermeable que retiene el agua hasta la arena completamente porosa – la mayoría de las plantas favorecen una mezcla que cae en algún lugar en el medio. La calidad del drenaje puede ajustarse añadiendo arena, perlita, corteza u otras enmiendas gruesas para abrir el suelo arcilloso pesado, y viceversa.

Las enmiendas orgánicas como el abono de lombrices y el moho de las hojas trabajan para «corregir» cualquiera de los dos tipos de suelo para que drene de manera óptima. El material orgánico también ofrece el beneficio de la fertilidad natural.

Puede que también te guste: ¿»Cuerda de perlas de la planta que muere»? (Causas y soluciones)

Riego correcto

No riegues todas las plantas de una vez. Las suculentas necesitan menos agua que muchas tropicales, e incluso a los cerdos de agua en maceta no les gusta estar constantemente mojados.

Es mejor saturar la maceta y dejarla escurrir completamente. Deje que la tierra vegetal se seque entre los riegos. Recuerden regar menos en clima fresco o durante el período de inactividad.

Aprende todo lo que necesitas saber sobre el riego de tus plantas de interior de la manera correcta en este artículo.

Encapsulado adecuado

El tamaño adecuado del contenedor de una planta está determinado por el alcance de su sistema de raíces. Los tubérculos, epifitos y muchas suculentas tienen raíces limitadas, pero otras son profundas.

El exceso de suelo «vacío» es problemático porque, sin raíces que absorban el agua y aireen el suelo, pueden desarrollarse zonas muertas en las que la podredumbre de las raíces puede afianzarse. Una talla no sirve para todos, así que conoce tu planta.

Además, como se ha mencionado, las macetas de arcilla son mejores porque permiten que el agua se evapore por el costado y dejan que la tierra respire.

Dales espacio

Para asegurarse de que sus plantas no vivan en condiciones de estancamiento (o se contaminen entre sí), asegúrese de que haya un buen flujo de aire a su alrededor.

Elección de la planta

Su elección de las plantas también importa: algunas son más susceptibles a la putrefacción de las raíces que otras.

Los cactus y otras suculentas necesitan naturalmente menos riego que la mayoría de las plantas, por ejemplo, lo que hace que sus raíces sean propensas a enfermedades en condiciones de encharcamiento. Las raíces débiles de una epífita son principalmente para anclar en lugar de absorber el agua y los nutrientes, por lo que también desarrollan la putrefacción de la raíz con facilidad.

Si no tienes el control total de tu regadera, sigue con las plantas que aman la humedad. Es difícil regar en exceso los lirios de paz, por ejemplo, y a muchos helechos les encantan las condiciones de humedad constante. Sólo recuerda que incluso las plantas a las que les gusta regar frecuentemente no aprecian la tierra demasiado empapada.

Observación

El arma más importante contra la podredumbre de la raíz es la observación constante. Incluso los expertos admiten que sus fracasos han venido principalmente de la falta de atención.

Desarrolle el hábito de observar sus plantas y tomar las medidas adecuadas. Comprueba las irregularidades en su crecimiento o coloración. Vigila la rapidez con que se seca la capa superior del suelo y acostúmbrate a su ritmo de uso del agua. Busque señales de inactividad.

Las plantas no hablan, pero se comunican. Convertirse en un pulgar verde requiere aprender su lenguaje. Normalmente puedes evitar la angustia, la culpa y el mal olor de la podredumbre de la raíz simplemente prestando atención.

Deja un comentario