¿Por qué se marchita mi planta de interior? (7 causas y soluciones)

El marchitamiento es uno de los problemas más comunes con los que te puedes encontrar cuando cuidas tus plantas. Mientras que la mayoría asume que su planta necesita un buen trago de agua, hay muchas causas, por lo que debe tener cuidado de identificar la razón por la que su planta de interior se está marchitando antes de tratar de arreglarla.

¿Por qué se está marchitando mi planta de interior? Las plantas de interior se marchitan más comúnmente debido al agua. Sin embargo, otras causas comunes incluyen el exceso de riego, el estrés por temperatura, las plagas, las enfermedades, la baja humedad y los problemas con los fertilizantes. Es importante observar e identificar el problema antes de tomar medidas.

Este artículo le ayudará a identificar la causa correcta de la marchitez de su planta de interior y le explicará el proceso que debe utilizar para identificar y solucionar el problema.

¿Qué causa que las plantas de interior se marchiten?

Las plantas de todo tipo utilizan la presión del agua dentro de sus hojas y tallos para mantener la estructura y la fuerza de la planta. Hay un suministro continuo de agua desde las raíces, a través del tejido vascular de la planta, el xilema, hasta las hojas.

El marchitamiento es simplemente la pérdida de presión de la turgencia dentro de las partes no leñosas del tallo. Esto puede ocurrir debido a un desequilibrio entre la absorción de agua en las raíces y la pérdida de agua por transpiración. También puede ocurrir si el transporte de agua a través del xilema se interrumpe por cualquier razón.

Bajo el agua

Bien, entonces empezaremos con la más obvia. El riego insuficiente da como resultado un suelo seco y una insuficiencia de agua disponible para las raíces. El agua continúa siendo utilizada por la planta y se pierde a través de la transpiración. Eventualmente, la presión de la turgencia se reduce hasta el punto en que se marchita y la planta colapsa frente a sus ojos.

El punto de marchitamiento puede ser bastante dramático, con plantas que a veces se marchitan en cuestión de minutos u horas cuando llegan a un punto de inflexión.

El submarino debe ser la causa más fácil de identificar. Si no ha regado su planta durante algún tiempo y el suelo está muy seco, entonces el riego insuficiente es la causa probable. También puede ver los bordes de las hojas marrones y crujientes o las puntas marrones. También puede haber hojas arrugadas o caída de hojas. Simplemente añada agua y apártese, ya que su planta se recuperará de forma espectacular.

Algunas plantas pueden tolerar el marchitamiento mejor que otras. Las plantas nerviosas y tienen el hábito de colapsar espectacularmente, sólo para recuperarse bien después de tomar un trago. Otras plantas más sensibles no se recuperarán completamente incluso después de marchitarse por poco tiempo. Trate de evitar el marchitamiento debido a la falta de agua en todas las plantas, ya que incluso las que toleran bien el problema, sufrirán después de episodios repetidos.

Lee este artículo sobre cómo regar las plantas de interior para aprender algunos trucos para asegurarte de que tus plantas de interior reciben la cantidad perfecta de agua.

Sobreactuación

Esto es exactamente lo contrario, y potencialmente mucho más grave. Mencioné que el marchitamiento es a menudo causado por la planta que no es capaz de absorber agua. Curiosamente, lo mismo ocurre con el exceso de agua, pero por una razón muy diferente.

Cuando riegas en exceso una planta, inicialmente mostrará signos de riego excesivo, con edema de la hoja y amarillamiento generalizado de la misma. Con el riego excesivo repetido o persistente, las raíces comenzarán a sufrir y a morir. Esto sucede porque las condiciones de saturación de agua en el suelo impiden que llegue suficiente oxígeno a las raíces, lo que provoca hipoxia de las raíces, infecciones bacterianas anaeróbicas oportunistas y la muerte de las raíces.

Con raíces muertas, la planta no puede absorber el agua y pasará sed en un mar de abundancia. El truco del exceso de agua es buscar los primeros signos. Si el suelo de su planta está constantemente saturado, la maceta tiene un drenaje deficiente, o el suelo drena muy mal, hay un alto riesgo de marchitamiento y de putrefacción de las raíces debido al exceso de riego.

Siente el suelo, inspecciona las hojas en busca de amarillamiento generalizado o signos de edema para ayudarte a identificar la causa. La putrefacción de la raíz causará que las raíces se vuelvan marrones o negras y blandas. La tierra puede oler a podrido, y la podredumbre puede incluso extenderse a la parte inferior del tallo o de las hojas.

Si te agarras un exceso de agua en el estanque, tu planta se está marchitando, entonces es probable que el juego haya terminado para tu planta. Si detectas las primeras señales, entonces puedes tomar una acción rápida para salvar tu planta. Lee más sobre cómo arreglar una planta regada en exceso aquí y aprende más sobre la detección y el tratamiento de la podredumbre de las raíces aquí.

Estrés por temperatura

En contraste con los problemas de riego, el estrés por temperatura es un juego de dos mitades. El estrés de temperatura es causado por los extremos del rango de temperatura normal de una planta. La mayoría de las plantas de interior provienen de regiones tropicales donde las temperaturas están en el rango de 55-90°F. Las temperaturas fuera de este rango pueden causar daños a las hojas y tallos de las plantas y a las raíces de las plantas si la exposición es por un período prolongado.

Calor excesivo

El calor excesivo puede a veces causar daños directos a los tejidos de las plantas, pero la causa más probable de marchitamiento es cuando las altas temperaturas provocan un aumento de la transpiración y la pérdida de agua. Esto da lugar a un aumento de la demanda de agua, que las raíces pueden no ser capaces de suministrar.

Considere este tema si su planta recibe mucha luz solar directa, está ubicada en un solario o está cerca de un radiador o un respiradero de aire caliente. También es importante recordar que una planta que puede haber sido perfectamente feliz sentada en el alféizar de una ventana durante el invierno puede encontrar demasiado calor y luz allí durante el verano.

Puede que también te guste: ¿Por qué las orquídeas tienen raíces verdes?

Además, recuerde que el suelo de una planta que crece en condiciones de calor se secará mucho más rápido que el de una planta en condiciones de frío. Ajuste su régimen de riego para satisfacer las necesidades de la planta.

Busca signos de daño por el sol o el calor en las hojas, como marcas de quemaduras, rizado de hojas, caída de hojas, puntas o bordes marrones.

La solución a esto es mover su planta a un lugar más agradable y asegurarse de que tiene suficiente agua.

Frío y corrientes de aire

Las temperaturas fuera de la zona de confort de una planta o las corrientes de aire frío intermitentes pueden causar daños directos al follaje o a las raíces de una planta. Sin raíces que funcionen, sus plantas de interior serán incapaces de absorber agua para satisfacer las necesidades de la planta, lo que provocará su marchitamiento.

Aunque es poco probable que tengas que preocuparte de que tus plantas de interior se dañen por las heladas, si llevas alguna planta al exterior durante el verano, recuerda traerla de nuevo con tiempo suficiente antes de que lleguen las frías noches de otoño.

Plagas

Las plagas chupadoras de savia pueden causar que su planta se marchite debido a la excesiva pérdida de agua, en lugar de la falta de suministro. Los culpables habituales son los insectos chupadores de savia como las cochinillas, escamas, pulgones, trips o ácaros araña. Unos pocos bichos no suelen ser un problema demasiado grande, pero una gran infestación puede provocar daños importantes en las hojas y pérdida de agua de su planta de interior, lo que provoca su marchitamiento.

Si su planta se está marchitando debido a las plagas, debería verlas en su planta sin mucha dificultad. Los ácaros araña son muy pequeños, así que asegúrese de mirar de cerca. Si ves algún bicho, lee este artículo para identificar y tratar al culpable.

Hágase el hábito de revisar sus plantas regularmente (al menos mensualmente) para detectar signos tempranos de plagas de plantas. Son mucho más fáciles de erradicar cuando las trata antes de que infesten toda la planta.

Enfermedad

Las enfermedades pueden causar marchitamiento de dos maneras. En primer lugar, pueden afectar la salud y la función de las raíces. En segundo lugar, pueden interrumpir el flujo de agua y nutrientes a través de los tejidos del xilema de la planta, dando lugar a la pérdida de presión de la turgencia y a la marchitez.

Inspeccione sus plantas de interior cuidadosamente por cualquier signo de enfermedad y reaccione inmediatamente si detecta un problema. También recuerde poner en cuarentena cualquier planta que piense que pueda tener una enfermedad, ya que no quiere que se extienda a toda su colección de plantas de interior. Lea mi guía para identificar, tratar y prevenir las enfermedades de las plantas de interior aquí.

Tuve una reciente experiencia de marchitamiento por fusarium en mi Begonia Rex Inca Flame que resaltó la importancia de tomar medidas inmediatas. Mi planta estaba completamente sana un día, y sin embargo, 24 horas más tarde, el 90% de las hojas se marchitaban y se volvían negras.

Puede que también te guste: Cómo airear el suelo en las plantas en maceta

La solución en estas situaciones es podar agresivamente todas las hojas afectadas, tratar toda la planta con un antimicótico, aislar la planta y dejar que la tierra se seque bien antes de volver a regar.

Sorprendentemente, mi Begonia logró sobrevivir, aunque no he tenido tanta suerte en el pasado. Con suerte, es capaz de detectar cualquier problema de enfermedad temprano también y salvar sus plantas.

En muchas situaciones, las enfermedades son el resultado de condiciones demasiado húmedas, con insuficiente flujo de aire y drenaje del suelo. Tenga cuidado de evitar el exceso de riego, plante sus plantas de interior en un suelo bien drenado , en macetas que no sean más grandes de lo que la planta necesita y asegure una buena ventilación. Con estos consejos, con suerte, las enfermedades no serán una causa común de que sus plantas de interior se marchiten.

Humedad baja

Muchas plantas de interior requieren niveles de humedad un poco más altos de lo normal en nuestros hogares. La mayoría de las plantas de interior son capaces de arreglárselas bien, aunque la baja humedad puede dejarlas con un aspecto menos que óptimo.

Hay algunas plantas de interior, como calatheas , helechos , algunas orquídeas por ejemplo que realmente prefieren altos niveles de humedad, y le hará saber si los niveles de humedad en su casa son subóptimos.

La baja humedad será más común en los climas áridos, en el interior en invierno, donde la calefacción central seca el aire, o en habitaciones que reciben mucha luz solar directa. Las plantas sensibles a menudo se marchitarán espectacularmente en estas condiciones, sobre todo si se combina con un riego escaso.

Cuando se cultivan plantas con altos requerimientos de humedad en el interior, trate de tomar medidas para asegurarse de que está cumpliendo con sus requerimientos de humedad. Más del 50% de humedad es normalmente suficiente para las plantas exigentes, aunque las que he mencionado lo harán mejor con >60%.

Utilice una bandeja de humedad, agrupe sus plantas, ubíquelas en un baño o cocina, o utilice un humidificador para asegurarse de que obtengan suficiente humedad para evitar el marchitamiento. Lea este artículo para obtener más ideas sobre cómo mejorar los niveles de humedad de sus plantas de interior.

Problemas con los fertilizantes

Los problemas con los fertilizantes también son una causa potencial de que tu planta de interior se marchite. Olvídate de la falta de fertilización, ya que es poco probable que sea la causa. La sobrefertilización es, de lejos, un problema más significativo. Es muy tentador agregar un poco demasiado fertilizante a sus plantas de interior con la esperanza de que crezcan más grandes y más hermosas que nunca.

Sin embargo, no funciona así. Sólo tienes que dar a tus plantas de interior suficiente fertilizante para prevenir la deficiencia de nutrientes y asegurar que tengan suficiente para sus necesidades de crecimiento. Demasiado fertilizante puede causar síntomas de toxicidad, e incluso daño químico a las raíces de su planta.

Puede que también te guste: ¿Por qué los cactus tienen espinas?

Este es el mecanismo por el cual causa el marchitamiento. Con las raíces dañadas o no funcionales, la planta no podrá absorber suficiente agua para sus necesidades, resultando en la marchitez.

La solución es limpiar el suelo con copiosas cantidades de agua. Esto lavará el exceso de sales de fertilizante del suelo y la planta puede comenzar el proceso de recuperación. La prevención es tan simple como tomarlo con calma con el fertilizante. Normalmente recomiendo usar la mitad de la concentración de fertilizante recomendada en la mayoría de las etiquetas de los fertilizantes de uso general.

Dile adiós a la marchitez de las plantas de interior

Con suerte, esto te ha dado algunos consejos útiles para la próxima vez que veas una planta de interior que se esté marchitando. El cuidado de las plantas de interior realmente se trata de observar su planta y las condiciones de crecimiento. Ya sea que las cosas vayan bien con sus plantas de interior, o que tenga problemas, estará constantemente aprendiendo y mejorando sus habilidades de jardinería de interior.

Deja un comentario