¿Pueden las hojas amarillas volverse verdes otra vez? (Y cómo arreglarlas)

Las hojas amarillas se ven bien en los árboles de otoño… pero no en las plantas de interior. El follaje envejecido se vuelve amarillo naturalmente, pero por lo demás, es típicamente un signo de angustia. En este artículo, examinaremos cómo hacer que las hojas amarillas se vuelvan verdes de nuevo, y las razones por las que se vuelven amarillas.

Las hojas amarillas son a menudo un signo de estrés, y generalmente no es posible que las hojas amarillas se vuelvan verdes de nuevo. El riego y la iluminación deficientes son las razones más comunes, pero los problemas con los fertilizantes, las plagas, las enfermedades, la aclimatación, las temperaturas extremas o el choque del trasplante son otras causas potenciales.

Resumen: ¿Pueden las hojas amarillas volverse verdes otra vez?

Una vez que una hoja se vuelve amarilla, generalmente es un fracaso. A veces una hoja con un poco de decoloración causada por una mala nutrición o un leve estrés se volverá a poner verde si el problema se soluciona rápidamente, pero es mejor no hacerse ilusiones.

Eso no significa que la planta esté condenada, sin embargo – lejos de ello. Unas pocas hojas amarillas deben ser consideradas como señales de advertencia: si se aborda el tema, la planta puede volver a su antigua gloria verde.

¿Qué causa las hojas amarillas?

El follaje contiene cantidades de clorofila, una sustancia química que refleja la luz verde. (¡El verde es en realidad el color que las plantas no consumen!) La clorofila es un elemento vital en la fotosíntesis; una hoja pierde su coloración verde cuando se interfiere en este proceso y el químico se descompone.

De hecho, el follaje no cambia de color, el pigmento amarillo ya estaba presente en la hoja. Simplemente estaba abrumado por las grandes cantidades de clorofila. Cuando la clorofila se degrada, los pigmentos restantes aparecen.

¿Puedo quitar las hojas amarillas?

Una vez que una hoja se ha vuelto completamente amarilla, ya no produce energía para la planta y puede ser desechada. Si se permite a la naturaleza seguir su curso, la hoja finalmente se secará y caerá.

Si quieres apurar las cosas por razones estéticas, tira suavemente de la hoja para ver si está lista para desprenderse. Si la hoja se resiste, ¡no la arranques! En su lugar, recorte la hoja con tijeras cerca del tallo.

Nota: Esterilizar primero las cuchillas sumergiéndolas en alcohol isopropílico (de frotar) o mediante otro método eficaz.

Si sólo hay un amarillamiento parcial, se pueden cortar las porciones descoloridas para que la hoja siga siendo útil por un poco más de tiempo. Si parece que las hojas amarillas de su planta podrían albergar plagas o patógenos de la descomposición, sin embargo, es mejor cortarlas.

Causas de las hojas amarillas

Hojas de envejecimiento

Su planta naturalmente descompondrá las hojas más viejas a medida que crezca. Las hojas se vuelven amarillas cuando se cierran y se les drena la clorofila.

Puede que también te guste: Cómo podar una planta de caucho (Ficus elastica)

La velocidad a la que las plantas descartan las hojas viejas varía. Las hojas inferiores son típicamente las más maduras.

Algunos cultivadores esperan hasta que las hojas estén completamente amarillas antes de descartarlas, pero una vez que una hoja más vieja se dirige a las salidas puede ser retirada.

Sobreactuación

El exceso de riego es la razón más común relacionada con el estrés para el amarillamiento de las hojas. Nadie quiere ahogar sus plantas, pero podemos matarlas accidentalmente con amabilidad.

Si este es el problema, es probable que veas un número de hojas que se vuelven amarillas a la vez.

Revisa el suelo para ver si está empapado debajo de la superficie. Las raíces no pueden respirar si el suelo está demasiado húmedo, lo que significa que las hojas no pueden obtener los nutrientes y la humedad que necesitan para llevar a cabo la fotosíntesis.

Es importante investigar el exceso de riego porque puede ser una señal de que las condiciones son propicias para la pudrición de la raíz – que puede matar a su planta rápidamente.

Si el culpable es la tierra empapada, obviamente debe dejar de regar hasta que se seque adecuadamente. Aquí hay consejos adicionales:

  • Reducir la luz ligeramente para aliviar el estrés de la planta.
  • Mantener las temperaturas en el lado cálido del rango preferido de la planta.
  • Evaluar las raíces para asegurarse de que son saludables, de olor dulce y firmes. Si encuentras podredumbre, tendrás que tomar medidas.

  • Si el suelo es pesado y tiene un drenaje deficiente, considere replantar suavemente la planta en una mezcla con buen drenaje.
  • Aumentar la circulación de aire.
  • Ayuda a que el suelo se seque más rápidamente desempolvando la planta y colocándola sobre un material absorbente como el papel de periódico. (No dejes que la tierra se seque completamente.)
  • Tengan especial cuidado en monitorear la humedad del suelo hasta que el nuevo crecimiento señale una recuperación.

La cantidad de daño causado por el exceso de agua es un factor importante, pero las plantas varían en la rapidez con que pueden recuperarse. Algunas se recuperan rápidamente, otras languidecen y puede que nunca sean las mismas. Lee mi guía para arreglar plantas de interior regadas en exceso para ayudar a solucionar este problema.

Si el problema de exceso de riego se detecta a tiempo, entonces las hojas amarillas pueden volverse verdes de nuevo, pero si el daño es significativo, entonces estas hojas continuarán su desaparición. El restablecimiento de un riego apropiado llevará a un nuevo follaje saludable.

Bajo el agua

El suelo húmedo asfixia las raíces e impide que las hojas reciban agua, pero también lo hace en condiciones demasiado secas. Sin embargo, el amarillamiento por falta de humedad no suele ser algo que haya que adivinar: si el suelo está seco y la planta se ha marchitado, tienes una gran pista.

No te limites a verter agua sobre una planta enferma: regar un espécimen ya regado en exceso puede ser mortal. Dado que tanto el exceso de riego como la sequía pueden causar el marchitamiento y el amarillamiento de las hojas, tendrás que revisar el suelo y revisar tu rutina de riego .

También te puede gustar: ¿Por qué mi árbol del dinero está dejando caer hojas? (Y cómo arreglarlo)

Cuestiones de calidad del agua

Algunas plantas son muy sensibles a los minerales y toxinas del suelo y pueden verse afectadas por el agua corriente de la ciudad que contiene cloro o cloramina. Las sales de los antiguos depósitos de fertilizantes y minerales también pueden acumularse en el suelo. El estrés puede manifestarse en forma de hojas amarillas o quemadas.

Es una buena práctica lavar regularmente el suelo dejando que el agua extra se escurra a través de la mezcla en el momento de regar. Es mejor usar sólo con agua desclorada. Si sospecha que la mala calidad del agua está causando que sus hojas se vuelvan amarillas, considere cambiar a agua purificada o agua de lluvia. Lee este artículo para saber si necesitas cambiar el tipo de agua que usas en tus plantas. .

Iluminación

Demasiada o muy poca luz puede causar hojas amarillas. Si las condiciones ambientales no lo aclaran, examine las hojas.

  • Demasiada luz directa seca o quema el follaje;
  • Las hojas privadas de suficiente luz permanecerán hidratadas. La luz baja reduce la fotosíntesis y disminuye la cantidad de clorofila en la hoja, pero no interfiere con la transferencia de humedad.

Otro indicio de un problema de poca luz es tener un amarillamiento en el lado más alejado de la fuente de luz. Lee este artículo para asegurarte de que la iluminación de tus plantas sea la adecuada.

Cuestiones de Nutrición

Aunque no es la causa más común, las deficiencias de nutrientes pueden causar amarillamiento de las hojas y deformaciones. Sólo asegúrese de comprobar otras razones antes de buscar el fertilizante.

Hay una posibilidad de hacer que las hojas amarillas se vuelvan verdes después de tratar una deficiencia nutricional, pero no cuenten con ello. En su lugar, espera ver nuevas hojas verdes una vez que el problema haya sido abordado.

Aquí están las deficiencias comunes y sus síntomas:

Nitrógeno – El nitrógeno bajo se ve más a menudo que otras deficiencias porque el elemento es móvil y se filtra del suelo con el riego. La insuficiencia de nitrógeno causa un amarillamiento general de las hojas que comienza con las hojas más viejas primero.

Potasio – La falta de potasio típicamente vuelve amarillos los bordes de las hojas más viejas.

Magnesio – Esta deficiencia puede causar manchas amarillas que se extienden desde el centro de la hoja hacia afuera. Las venas tienden a permanecer verdes. Las hojas más viejas se ven afectadas primero.

Hierro – Este síntoma aparece primero en las hojas más jóvenes, volviéndose el follaje superior amarillo con venas verdes.

Azufre – El bajo azufre hace que las hojas jóvenes se vuelvan amarillas. Se extenderá al resto del follaje.

La sobrefertilización también puede causar el amarillamiento ya que algunos químicos pueden interferir con la absorción de nutrientes específicos. Por ejemplo, el exceso de calcio, cobre, fósforo o zinc puede interferir con la absorción de hierro. Lea mi guía para fertilizar plantas de interior para ayudar a mantener sus plantas prosperando y con un aspecto estupendo año tras año.

Problemas de pH

Los problemas de pH están relacionados con la absorción de nutrientes y pueden contribuir indirectamente al amarillamiento de las hojas. Comprobar el rango de pH preferido de la planta y probar el suelo puede revelar si está dentro de los parámetros correctos. (También puede darte una lectura de tus niveles de nutrientes.)

Puede que también te guste: Cómo cuidar de la Alocasia Amazonica (con fotos)
Es fácil de sobrecorregir, sin embargo. Usar aplicaciones modestas de azufre en el suelo para bajar el pH o cal hortícola para bajar el pH son buenas opciones. Lave el suelo regularmente para evitar la acumulación de sales de fertilizante que pueden causar problemas de pH.

Humedad

El estrés de la baja humedad puede causar amarillamiento y marrón, bordes secos en las hojas. Esto no será un problema para todas las plantas: algunas necesitan mayor humedad que otras.

Se puede aumentar modestamente la humedad agrupando las plantas o colocando bandejas de agua cerca; un humidificador de habitaciones ofrece una solución más definitiva. Sin embargo, no se recomienda nebulizar: puede causar problemas de hongos, especialmente si su planta ya está debilitada.

Borradores y temperaturas extremas

Las hojas a menudo se tornan de color amarillo claro y se caen si la planta se expone a temperaturas frías o a una corriente de aire. Estar ubicado en el camino de un aire acondicionado es pedir problemas.

No hay mucho que se pueda hacer sobre el daño a las hojas una vez que ocurre, pero se puede remediar el problema protegiendo la planta de las corrientes de aire y manteniéndola en su rango de temperatura preferido.

Condiciones de la raíz

El follaje de las plantas con raíces puede ponerse amarillo si las raíces están dañadas, lo que restringe la entrega de oxígeno, humedad y nutrientes a las hojas.

La solución es replantar la planta en un contenedor más grande. Puedes podar las raíces si quieres mantener el contenedor o la maceta del mismo tamaño. Lee este artículo para aprender a replantar tus plantas de interior sin problemas.

Choque de transplante

Irónicamente, replantar una planta con hojas amarillas puede agravar el problema.

La mejor manera de lidiar con el shock del transplante es darle a la planta los cuidados apropiados mientras se recupera tranquilamente. No fertilices, riegues excesivamente o muevas la planta de un lugar a otro.

Después de que se aclimate, la planta se recuperará y producirá hojas verdes de nuevo.

Plagas y enfermedades

Una infestación de plagas o enfermedades puede causar daños en las hojas, deformación y decoloración, pero no suele ser el amarillamiento uniforme que se observa con otras causas. Típicamente se muestra como un amarillamiento localizado, moteado o agujeros en el follaje.

Es importante revisar su planta de forma rutinaria en busca de plagas, porque es mucho más fácil tratar con éxito una infestación leve que haya detectado a tiempo. Tenga en cuenta que las plantas estresadas atraen a los invasores, por lo que otros problemas subyacentes también podrían causar el amarillamiento.

Mantener la planta sana es la mejor manera de prevenir enfermedades.

  • Retire rápidamente las hojas infectadas.
  • Aislar la planta.
  • Asegúrate de que tus herramientas son estériles para evitar una mayor contaminación.

La enfermedad de la mancha de la hoja y otras dolencias pueden afectar a las hojas con una decoloración reveladora. Las manchas amarillas que se extienden pueden indicar una infección viral – desafortunadamente, la enfermedad viral es generalmente incurable y requiere la eliminación segura de las plantas infectadas.

También te puede gustar: ¿Se pueden recortar las raíces aéreas de las orquídeas?

Última palabra

A menos que detecte el problema en una etapa temprana, es poco probable que haga que las hojas amarillas se vuelvan verdes de nuevo. Las hojas amarillas suelen ser un signo de estrés, por lo que debes tomarte el tiempo para identificar cualquier problema de cuidado y resolverlo. El exceso de riego y los problemas de iluminación son los problemas más probables, así que piensa en ellos primero.

Si quieres mantener tus plantas de interior florecientes, responder a cualquier problema con facilidad, y obtener más placer al cultivar plantas en tu casa, mira mi libro, Plantas de Interior Hechas Fácil .

Deja un comentario