Solución de nutrientes hidropónicos (Guía fácil)

Me llevó mucho tiempo entender realmente lo esencial de hacer y mantener una solución de nutrientes hidropónicos.

Si quieres entender mejor uno de los aspectos más importantes del cultivo de plantas con hidroponía, sigue leyendo y te diré todo lo que necesitas saber. Tanto si tienes la intención de utilizar soluciones de nutrientes premezclados como si preparas las tuyas propias desde el principio, espero que este artículo te resulte útil.

Proporcionar nutrientes a las plantas hidropónicas es un procedimiento más complicado que fertilizar las plantas que crecen en el suelo. Sin embargo, una solución de nutrientes hidropónicos permite adaptar perfectamente la entrega de nutrientes y optimizar el crecimiento de las plantas.

Lo bueno de aprender sobre las soluciones de nutrientes hidropónicos, es que una vez que entiendes lo básico, puedes aplicar las mismas técnicas sin importar la planta que estés cultivando.

Al entender los fundamentos, podrá ajustar las soluciones de nutrientes para hacer frente a cualquier problema que surja.

¿Qué son los nutrientes hidropónicos?

Cultivar plantas sin suelo significa que los nutrientes que están naturalmente disponibles en el suelo no están disponibles para ser utilizados por las plantas. La única forma en que las plantas hidropónicas pueden obtener nutrientes es a través de la solución de agua y nutrientes que se les proporciona en el sistema hidropónico.

Las soluciones de fertilizantes de venta libre diseñadas para plantas que crecen en el suelo no serán suficientes para las plantas hidropónicas. La razón de ello es que el suelo contiene una amplia variedad de nutrientes traza que las plantas pueden utilizar, por lo que los fertilizantes tradicionales a menudo no los contienen. Cuando se cultivan plantas en hidroponía, usted debe proporcionar todo lo que su planta necesita para crecer o se encontrará con problemas que causarán que sus plantas luchen o se vuelvan insalubres.

La mejor manera de pensar en los nutrientes hidropónicos es dividirlos en macronutrientes y micronutrientes. Los tres nutrientes que cada planta necesita en mayor cantidad son el nitrógeno, el fósforo y el potasio. Necesitará una cantidad y proporción diferente de estos tres nutrientes dependiendo de la planta que esté tratando de crecer. Cualquier producto de fertilizante indicará la proporción NPK que te ayudará a elegir el fertilizante correcto.

Por ejemplo, si ves una botella de fertilizante que tiene una relación NPK de 6:3:6, esto significa que contiene 6% de nitrógeno, 3% de fósforo y 6% de potasio. El resto del producto estará compuesto por otros químicos, incluyendo micronutrientes, agua y agentes quelantes

¿Qué necesitan las plantas para crecer?

Cada nutriente tiene un papel diferente dentro de la planta en crecimiento. Las plantas necesitarán mayores o menores cantidades de estos nutrientes en las diferentes etapas de su crecimiento y es importante ajustar la mezcla de nutrientes para sus plantas a medida que se desarrollan.

Es útil pensar en los nutrientes de las plantas como un equipo, trabajando juntos para ayudar a sus plantas a crecer. De manera similar a un equipo, si falta un miembro, pondrá a tus plantas en una gran desventaja y tendrán pocas posibilidades de éxito.

Además de los nutrientes que las plantas obtienen a través de sus raíces, también tienen necesidad de carbono, hidrógeno y oxígeno. Estos se obtienen del agua absorbida por las raíces y el dióxido de carbono absorbido por las hojas de la planta.

En uno de los procesos biológicos más importantes del mundo, las plantas utilizan la fotosíntesis para almacenar la energía solar del sol en moléculas de carbohidratos de alta energía. El dióxido de carbono y el agua se utilizan como reactivos en este proceso para producir las moléculas de carbohidratos que las plantas necesitan para almacenar energía. El oxígeno es un producto de desecho de esta reacción y se libera al medio ambiente.

La ecuación química para la fotosíntesis es 6CO2+6H2O→C6H12O6+6O2.

El resto de los nutrientes que una planta necesita para crecer y prosperar deben obtenerse absorbiéndolos a través de las raíces. Por eso es tan esencial en la hidroponía suministrar el equilibrio y las cantidades correctas de nutrientes en la solución nutritiva.

Los nutrientes que necesitan las plantas

Nitrógeno (N)

El nitrógeno es uno de los nutrientes más importantes que una planta necesita para un crecimiento saludable. El nitrógeno es esencial para que las plantas crezcan a su máximo potencial y para la formación de hojas y tallos. El nitrógeno es significativamente más activo en las partes más jóvenes y de crecimiento más activo de las plantas, como los brotes y los brotes.

La deficiencia de nitrógeno puede identificarse por el amarillamiento de las hojas más viejas de la planta y cuando los nuevos brotes y hojas se ven poco saludables, amarillos y débiles. El exceso de nitrógeno también puede causar problemas, como el deterioro del crecimiento y la incapacidad de producir frutos o flores en el momento oportuno.

Fósforo (P)

El fósforo es un compuesto muy importante para construir raíces sanas y asegurar que las flores y las semillas puedan formarse adecuadamente. Esto se debe a que el fósforo es un componente esencial en el sistema de transporte de energía dentro de la planta.

Cuando una planta tiene una deficiencia de fósforo, su crecimiento típicamente se verá afectado negativamente y puede haber algunos cambios en las hojas. Es común que las hojas sean de un color verde más oscuro y más pequeñas de lo normal. A veces las hojas pueden tener una decoloración roja o marrón debido a la deposición de antocianinas. La planta también puede tener algo de decoloración amarilla y un crecimiento deficiente, especialmente en los momentos en que la planta debe crecer vigorosamente, como a finales de la primavera.

Potasio (K)

El potasio es responsable de muchos procesos de la planta, incluida la producción de ATP, que es una fuente de energía de importancia crucial para la planta. También es responsable de la activación de los estomas dentro de las hojas, que influyen en la cantidad de dióxido de carbono que se toma a través de las hojas. El potasio es esencial para regular la cantidad de clorofila presente en el interior de las hojas, lo que a su vez regula la capacidad de producción de energía de la planta.

Los niveles adecuados de potasio son muy importantes a lo largo de todo el ciclo de vida de la planta, pero son particularmente importantes durante el desarrollo de los frutos.

Los signos de deficiencia de potasio en las plantas pueden incluir clorosis de las hojas y rizos anormales y decoloración marrón. Las plantas que no tienen suficiente potasio también tendrán una producción decepcionante de frutos y flores y una caída temprana de los frutos.

El exceso de potasio también puede afectar al transporte de otros nutrientes importantes, como el magnesio, el nitrógeno y el potasio.

Micronutrientes

Magnesio (Mg)

El magnesio es esencial para la producción de clorofila, y sin él, una planta tiene una capacidad reducida de producir energía para crecer. El magnesio también es esencial para que muchas enzimas de las plantas funcionen adecuadamente.

Cuando una planta tiene una deficiencia de magnesio, normalmente se notará primero en las hojas más maduras. Una de las señales de la historia es que se obtendrá el amarillamiento de las hojas, pero la preservación del color de las venas. Este es un signo conocido como clorosis entre las venas.

La toxicidad del magnesio no causa ningún problema directo, pero puede afectar a la absorción de otros nutrientes, a saber, el potasio y el magnesio, lo que puede dar lugar a síntomas de deficiencia de estos nutrientes.

Calcio (Ca)

El calcio tiene una importante función en la estructura y producción de las paredes celulares. El calcio se mueve lentamente dentro de las plantas y las mayores concentraciones se encuentran en las raíces y en el crecimiento más antiguo. Por esta razón, la deficiencia se observa a menudo en los brotes más jóvenes y en las hojas primero. Los bordes y las puntas de las hojas a menudo no crecerán adecuadamente y se volverán marrones y morirán en presencia de la deficiencia de calcio.

El transporte de calcio dentro de la planta es por transpiración. Este es el proceso por el cual el agua y los nutrientes disueltos son absorbidos por los poros de las raíces y son transportados a las hojas, donde el exceso de agua se libera de la planta a través de los estomas.

Si hay áreas de una planta que tienen poca transpiración, entonces el transporte de calcio a estas áreas puede verse afectado y se desarrollarán signos de deficiencia.

La toxicidad del calcio es poco frecuente en las plantas, pero el exceso de calcio perjudica la absorción de otros nutrientes como el potasio y el magnesio.

Azufre (S)

El azufre es un componente importante de las proteínas de las plantas y también es responsable de la formación de nódulos de las raíces y de la clorofila. La cantidad de azufre en un suministro de nutrientes también puede afectar el sabor y el olor de algunos vegetales. El azufre es otro nutriente bastante inmóvil, por lo que los signos de deficiencia se desarrollarán primero en las partes más jóvenes y periféricas de una planta. La deficiencia de azufre suele presentarse con un crecimiento lento y con hojas amarillentas, en un patrón no muy diferente al de la deficiencia de nitrógeno. El crecimiento es lento pero las hojas tienden a volverse quebradizas y a permanecer más estrechas de lo normal.

Hierro (Fe)

El hierro tiene un papel importante en la producción de clorofila, y por lo tanto, aumentar el nivel de hierro de sus plantas puede hacerlas más verdes y más vibrantes en apariencia. La deficiencia de hierro dejará a la clorosis entre las venas, donde las hojas se volverán amarillas o blancas, pero el color de las venas de las hojas se conservará relativamente.

El hierro crudo es altamente reactivo con muchos otros nutrientes. Sin añadir quelado a la solución de nutrientes, la gran mayoría del hierro reaccionaría y se precipitaría fuera de la solución de nutrientes. Por esta razón, siempre debes añadir quelatos o utilizar una mezcla de nutrientes que contenga quelatos, para asegurarte de que tus plantas reciban suficiente hierro.

Manganeso (Mg)

El manganeso está involucrado en una amplia variedad de sistemas dentro de las plantas. Es esencial para la respiración, la fotosíntesis y el procesamiento del nitrógeno. También es importante para mejorar la resistencia a las enfermedades de las raíces y la germinación del polen.

Los síntomas de deficiencia son bastante similares a los de la deficiencia de hierro, siendo los más evidentes la clorosis entre las venas y el retraso en el crecimiento.

El pH también es muy importante para la utilización del manganeso, ya que el manganeso no estará disponible para la planta con un pH superior a 6,5.

La toxicidad del manganeso es una preocupación común, particularmente en condiciones más ácidas, en las que la solubilidad del manganeso, y por lo tanto la absorción de la planta, aumenta significativamente. La toxicidad causa comúnmente una decoloración marrón en los bordes de las hojas y también se pueden ver manchas marrones o rojas en el follaje más maduro.

Zinc (Zn)

El zinc sólo se requiere en cantidades muy pequeñas en las plantas, pero debido a su papel como catalizador en muchos procesos importantes, es desproporcionadamente importante como micronutriente. Actúa como catalizador para la síntesis de proteínas y también tiene un papel importante en la elongación del tallo y en la regulación del crecimiento de la planta.

La deficiencia de zinc provoca la necrosis de las periferias de las hojas y el rizado de las mismas. También puede haber cierto amarillamiento de las hojas y un pobre desarrollo de los brotes.

Cobre (Cu)

El cobre es otro importante catalizador de numerosos procesos químicos dentro de las plantas. Es importante para el metabolismo y la respiración de las plantas.

La deficiencia de cobre causa un dramático retraso en el crecimiento y hace que el nuevo crecimiento sea irregular y adquiera un aspecto opaco y marchito.

La toxicidad del cobre puede ser bastante desastrosa para las plantas, provocando la muerte de las mismas en casos graves. El exceso de cobre impedirá la absorción de otros micronutrientes, como el hierro y el zinc. Esto puede dar lugar a signos de otras deficiencias de nutrientes. El exceso de cobre puede causar una reducción en la formación del tallo y restringir el crecimiento de las raíces.

Boro (B)

El boro es necesario para que las plantas produzcan nuevas paredes celulares y para permitir que estas células se dividan con éxito. El boro es más importante para la floración y la producción de frutos. La deficiencia de boro conduce a la atrofia de los tallos y raíces y puede conducir a la muerte de los brotes y capullos.

Molibdeno (Mo)

El molibdeno sólo se requiere en cantidades extremadamente pequeñas, pero es un catalizador importante en la producción de varias proteínas. También se utiliza para convertir el nitrógeno en una forma que pueda ser utilizada por la planta para fabricar importantes aminoácidos.

Los signos de deficiencia de molibdeno no son diferentes de los de deficiencia de nitrógeno. El molibdeno es bastante móvil dentro de la planta, por lo que hay signos más extendidos de deficiencia. Puede causar clorosis marginal de las hojas, seguida de necrosis de las hojas. También puede dar lugar a hojas deformes.

Eligiendo y preparando soluciones nutricionales

Tienes tres opciones cuando se trata de soluciones de nutrientes. Puedes comprar una solución premezclada, comprar una solución de dos o tres partes, o hacer la tuya propia desde cero. Si eres un principiante o si sólo tienes una pequeña instalación hidropónica, no recomendaría hacer una solución de nutrientes hidropónicos desde cero.

Para la mayoría de las personas que practican la hidroponía en casa, recomendaría usar una solución de nutrientes hidropónicos de dos o tres partes. Esto le dará flexibilidad para ajustar sus nutrientes fácilmente a la etapa de crecimiento y al tipo de sus plantas.

Sea cual sea la opción que elija, debe tener en cuenta que la proporción de nutrientes variará en función de una serie de factores:

  • Tipo de planta
  • Fase de crecimiento de la planta
  • Partes de las plantas que quieres fomentar el desarrollo (hoja, fruto, raíz)
  • La intensidad de la luz, el clima, la estación y la temperatura.

Si decides optar por una solución de nutrientes prefabricados, lo más importante es elegir una solución que esté específicamente diseñada para su uso con plantas hidropónicas. La razón es que los fertilizantes diseñados para su uso con plantas cultivadas en suelo carecerán de muchos de los micronutrientes que ya están presentes en el suelo. Si usted utiliza uno de estos fertilizantes en una instalación hidropónica, sus plantas desarrollarán rápidamente síntomas de deficiencia y usted quedará decepcionado con el crecimiento de sus plantas.

Mi segundo consejo es usar fertilizantes de base líquida, ya que estos se mezclarán y disolverán en el agua mucho más fácilmente y causarán menos problemas que las opciones de fertilizantes sólidos.

Mi tercera recomendación es utilizar una solución de dos o tres partes, de manera que puedas utilizar cantidades variables de los líquidos para ajustar las proporciones de nutrientes para adaptar la solución de nutrientes a las plantas particulares que estás cultivando y a la etapa de crecimiento en que se encuentran tus plantas. Esto también hará que las cosas sean más fáciles de ajustar entre los lotes de solución de nutrientes frescos.

Conductividad eléctrica (EC) de la solución de nutrientes hidropónicos

La conductividad eléctrica (CE) es una forma indirecta de medir la concentración de su solución de nutrientes. Un medidor de EC medirá la conductividad eléctrica de la solución. Esta lectura se convierte entonces en una medida del total de sólidos disueltos en PPM (partes por millón).

Un medidor de EC puede ser muy útil para asegurar que la solución de nutrientes se haga a la concentración correcta y permanezca en este nivel a lo largo del tiempo. Ayudará a evitar que la solución de nutrientes se concentre demasiado.

A medida que las plantas absorben agua por ósmosis, dependen de que el agua pase de una solución menos concentrada a una más concentrada. Si la solución de nutrientes se concentra lo suficiente, las plantas lucharán por obtener agua por ósmosis y pueden llegar a estar fisiológicamente secas.

Un medidor de EC es una pieza esencial para cualquiera que esté haciendo algo más que hidroponía muy casual. Le ayudará a preparar con precisión sus soluciones de nutrientes y le ayudará a controlar su concentración, diluirla según sea necesario y decidir cuándo es mejor hacer un nuevo lote.

Problemas con la medición de la conductividad eléctrica (EC)

Mientras que un medidor de EC puede decirte la conductividad eléctrica de una solución y a su vez el PPM de la solución, no puede decirte nada sobre los nutrientes constituyentes disueltos en la solución.

Aunque su medidor de EC puede indicar una solución de nutrientes apropiadamente concentrada, es posible que no tenga idea de si la solución será dañina o útil para sus plantas.

Este es un problema que es un asunto particular en las zonas de aguas duras, donde una proporción significativa de los PPM de su solución de nutrientes, puede ser el resultado de sólidos disueltos desconocidos.

Por eso es mejor empezar con agua que tenga cerca de 0 PPM de sólidos disueltos totales cuando se hace una solución de nutrientes para hidroponía. de la que no tendrías ni idea.

Otra cuestión es que hay muchos nutrientes dentro de una solución de nutrientes para hidroponía que no son absorbidos en grandes cantidades por las plantas y se acumularán lentamente en su solución, haciendo que las proporciones de nutrientes se desvíen cada vez más de los niveles deseados, cuanto más tiempo pase desde que su solución de nutrientes se hizo desde el principio.

pH de la solución de nutrientes hidropónicos

El nivel de pH óptimo para cultivar plantas dentro de un sistema hidropónico es normalmente entre 5,5 y 6,3, dependiendo de la planta individual. Cada nutriente es absorbido por las plantas a una tasa mayor o menor dependiendo del pH de la solución de nutrientes.

Si el nivel de pH cae muy por debajo de 5,5, la planta corre el riesgo de deficiencia de ciertos nutrientes y de toxicidad de otros, ya que la tasa de absorción cambia rápidamente.

A un nivel de pH de 5, el cobre y el hierro se absorben a un ritmo mayor, pero la absorción de calcio y magnesio se ve muy perjudicada. Como resultado, es probable que la planta sufra los efectos de la deficiencia de magnesio y calcio, mientras que corre un gran riesgo de sobrecarga de cobre y hierro.

En el otro extremo del espectro, a medida que el pH aumenta, habrá una mayor precipitación de una serie de micronutrientes fuera de la solución de nutrientes. Esto puede llevar a un rápido desarrollo de estados de deficiencia en una serie de nutrientes como el hierro.

Es muy importante controlar el pH de una solución hidropónica con mucha frecuencia. Como las plantas absorberán constantemente los nutrientes de la solución, el pH cambiará con el tiempo y es importante amortiguar y ajustar esto para asegurar que el pH se mantenga en el rango deseado.

Comprobando el pH

Hay tres opciones principales para comprobar el nivel de pH de su solución hidropónica.

La primera es usar papel de prueba de pH. Esto es barato y simple, pero no es la forma más precisa de comprobar el pH ya que el color de las tiras de prueba puede ser difícil de comparar con precisión con el control.

La segunda es usar una solución sensible al pH. Sólo tienes que añadir unas pocas gotas de la solución de prueba de pH a una pequeña muestra de tu solución de nutrientes hidropónicos y cambiará de color. Puedes comparar esto con la tira de control para determinar el pH. Aunque es un poco más caro que el papel de prueba de pH, sigue siendo bastante barato y es más preciso y fiable.

La tercera forma es conseguir un medidor de prueba de pH. Estos tienden a ser muy precisos, fáciles de usar y muy exactos. La desventaja es que necesitan ser calibrados para asegurar su prolongada exactitud y son propensos a fallar. Personalmente, me gusta usar un medidor eléctrico de prueba de pH ya que es muy rápido de usar y me ahorra un minuto o dos cada vez que necesito comprobar mi solución de nutrientes.

Ajustando el pH de su solución de nutrientes hidropónicos

Hay una serie de opciones que le permiten ajustar el pH de su solución de nutrientes hidropónicos. Mis opciones personales son el ácido fosfórico y el hidróxido de potasio para subir y bajar el pH respectivamente. Otras opciones para bajar el pH son el ácido cítrico, el ácido nítrico y el ácido sulfúrico.

Aunque es un proceso fácil ajustar el pH de su solución de nutrientes hidropónicos, debe tener cuidado ya que ambos productos químicos pueden causar graves quemaduras si entran en contacto con la piel. Siempre debes usar protección para los ojos, ya que el contacto con ellos podría incluso provocar ceguera.

La otra opción para ajustar el pH es comprar soluciones de ajuste de pH ya preparadas. Estas son típicamente un poco menos peligrosas y funcionarán igual de bien, aunque son típicamente más caras.

Cuando se hace un lote de solución de nutrientes, es aconsejable añadir los nutrientes al agua primero y ajustar el pH después, en lugar de tratar de ajustar el pH sobre la marcha. Siempre es mejor ajustar en pequeñas cantidades y probar a menudo, en lugar de hacer el yo-yo del pH arriba y abajo siendo demasiado h=generoso con sus ajustadores de pH.

No olvides que el pH es probable que aumente con el tiempo a medida que los nutrientes son absorbidos por las plantas. Esta es una de las razones por las que deberías medir frecuentemente el pH de tu solución de nutrientes y ajustar el pH al nivel deseado.

Calidad del agua

Las características de su agua de partida son cruciales cuando se hace una solución de nutrientes para la hidroponía. Como se mencionó anteriormente, el agua con un alto nivel de sólidos totales disueltos, o agua muy dura, causará toda una serie de problemas al limitar la cantidad de nutrientes que puedes añadir a tu solución e interactuar con los nutrientes que sí añades.

Pruebe su agua local

Yo recomendaría encarecidamente probar la dureza de su agua con un medidor de EC antes de hacer una solución de nutrientes hidropónicos. También le recomendaría encarecidamente que se pusiera en contacto con su compañía de agua para tener acceso a los resultados más recientes de las pruebas de calidad del agua, para que conozca los parámetros iniciales de su agua.

También puede pagar para que un laboratorio privado analice una muestra de su agua, que le dirá exactamente qué hay en el agua que sale del grifo, en lugar de un informe regional de agua, que es lo que obtendrá de una compañía de agua.

Modifica tu agua

Si tiene agua dura en su zona, de más de 120 PPM, tal vez desee considerar la posibilidad de modificar el agua antes de usarla en un sistema hidropónico.

Para empezar, definitivamente querrás dejar de lado el agua que piensas utilizar para hacer una solución de nutrientes hidropónicos durante al menos 24 horas bajo la luz directa del sol para permitir que el cloro presente reaccione y se evapore fuera del agua.

En segundo lugar, tal vez desee hacer correr el agua a través de un filtro de carbón activado para eliminar cualquier resto de cloramina y reducir el PPM del agua a un nivel más aceptable.

En tercer lugar, tal vez desee reducir aún más el PPM del agua por uno de los siguientes métodos.

1. Utilice un filtro de ósmosis inversa para eliminar la gran mayoría de los sólidos disueltos totales de su agua, o utilizando agua destilada. Un filtro de ósmosis inversa no es excesivamente caro, pero puede que no quieras seguir este camino si tienes un sistema hidropónico muy pequeño.

Puede que también te guste: ¿Por qué mi planta de aloe se está volviendo roja?

2. Usar agua destilada. Podrías considerar comprar agua destilada o hacerla en casa para ponerla en tu sistema hidropónico. Esto tendrá muy cerca de 0 PPM de TDS y sería ideal para hacer una solución de nutrientes hidropónicos. La desventaja es que es inconveniente comprar esto cada vez que se necesita hacer una nueva solución, y el costo se incrementaría con el tiempo.

3. Un compromiso, sería mezclar un poco de agua destilada en su propia agua del grifo filtrada, para llevar la cuenta de PPM a un nivel aceptable, donde el impacto de los sólidos disueltos existentes será bastante insignificante.

Cómo hacer una solución de nutrientes hidropónicos

Equipo que uso

  1. Un cubo grande y limpio
  2. Un palo agitador
  3. Una jeringa para medir volúmenes más pequeños
  4. Una jarra medidora para volúmenes más grandes
  5. Soluciones de nutrientes
  6. Un medidor de pH eléctrico
  7. Un medidor eléctrico de EC
  8. Soluciones adecuadas para ajustar el pH (utilizo ácido fosfórico e hidróxido de potasio. Puedes comprar versiones diluidas de estos como soluciones de pH UP y pH DOWN)

Deja el agua en pie

Dejar el agua en la luz directa del sol durante al menos 24 horas para permitir que el cloro se disipe del agua. Esto también permitirá que el agua se eleve a temperatura ambiente. La temperatura ideal para las soluciones hidropónicas es de unos 63 a 72 °F.

Lecturas iniciales

Comprueba el recuento de PPM y el pH del agua. Si el recuento de PPM es superior a 120 PPM, considere la posibilidad de reducirlo añadiendo agua destilada o pasando el agua por un filtro de ósmosis inversa o un filtro de carbón activado.

Siga los consejos e instrucciones del fabricante de la solución nutritiva

Antes de agregar cualquier nutriente al agua, considere la etapa de crecimiento de sus plantas y determine una concentración y composición de nutrientes apropiada para su solución de nutrientes. General Hydroponics tiene algunos grandes recursos en su sitio web para darte una guía. A menudo utilizo este y otros recursos ya que me resulta difícil mantener toda la información en mi cabeza. También utilizo sus soluciones de nutrientes ya que las he encontrado confiables a lo largo de varios años.

Añade los nutrientes elegidos según las proporciones previstas. Si estás añadiendo nutrientes individuales a tu solución, empieza con los micronutrientes, seguido de los macronutrientes. De lo contrario, simplemente siga las instrucciones proporcionadas por el fabricante de la solución de nutrientes.

Fuente

Monitorizar la concentración de la solución de nutrientes hidropónicos

Con el medidor de EC, controle la concentración varias veces mientras está preparando la solución, para no excederse y hacer que la solución sea demasiado fuerte.

Ajustar el pH

Una vez que se han añadido todos los nutrientes, el siguiente paso es comprobar el pH de la solución de nutrientes. Esto se hace con el método de control de pH que hayas elegido. Para mí, es un monitor de pH eléctrico.

Es probable que su nivel de pH se haya elevado por encima del rango objetivo. El mío normalmente lo hace cuando prepara una solución de nutrientes. En este ejemplo, debes diluir una pequeña cantidad de ácido fosfórico o pH BAJO en aproximadamente un litro de agua.

Las soluciones de ajuste de pH tienden a ser muy fuertes y es muy fácil hacer que el pH pase de ser demasiado alto a demasiado bajo con sólo un pequeño volumen de ácido. Diluyendo el ácido, se puede ajustar más finamente el pH.

Una vez que hayas ajustado la solución al pH correcto, puedes añadir la solución a tu sistema hidropónico.

Puede que también te guste: ¿Por qué las hojas de las plantas de interior se vuelven marrones? (Y 7 soluciones)

Deja un comentario